Bloque Opositor descontento con PRM





Conforme pasan las semanas se decanta el descontento entre algunos miembros del Bloque de Partidos Opositores hacia el Partido Revolucionario Moderno (PRM), por este haber hecho causa común con una facción del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en aspectos nodales de la Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas.
La que parecía una relación idílica con el PRM, capaz de enfrentar al PLD con una agenda común de cara a la transparencia de las elecciones del 2020, parece tambalearse porque los perremeistas, igual que el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), votaron para que cada partido decida el método de escogencia de los candidatos a cargos electivos y el tipo de padrón.
Guillermo Moreno, presidente de Alianza País, afirma que “el PRM y el PRSC decidieron salirse del Bloque Opositor desde el momento que desconocieron y violaron el acuerdo sobre la Ley de Partidos que habíamos consensuado y firmado”.
“Como se conoce, el PRM y el PRSC prefirieron pasar a apoyar la propuesta de la facción de Danilo Medina sobre la Ley de Partidos, siendo con su apoyo que finalmente se aprobó”.
Moreno destacó que para las entidades que participaron en el referido bloque la Ley 33-18 es una ley antipartidos, por lo que procuran su impugnación.
“El PRM y el PRSC aún pueden rectificar el grave error político que cometieron al propiciar la aprobación de la Ley 33-18, y en esa virtud también debieran participar en la impugnación de la Ley 33-18”, dijo.
El punto de coincidencia. El Bloque de Partidos Opositores surgió a raíz de la incorformidad del PRM y otros partidos minoritarios con los resultados de las elecciones de 2016, sobre todo en el nivel congresional y municipal.
Aunque había entre estos marcadas diferencias ideológicas, convinieron en una agenda común para garantizar en el futuro elecciones equitativas y transparentes.
Todo parecía a pedir de boca hasta que se concretaron las negociaciones en el Congreso Nacional para la aprobación de la Ley de Partidos, lo cual devino en un acuerdo ajeno a la agenda del Bloque Opositor.
Max Puig, presidente del partido Alianza por la Democracia (APD), plantea que, después de toda fuerza de artimañas, presiones y chantajes, lo que se aprobó fue un instrumento legal que cercena las libertades públicas, más que una ley que contribuya al desarrollo democrático de la República Dominicana.
“Esto a pesar de que teníamos un buen punto de partida, como los proyectos de ley elaborados por la Junta Central Electoral, y el conjunto de partidos de la oposición también propuso reformas muy bien ponderadas.
“Los partidos de oposición trabajamos arduamente, pero en el momento de aprobar la ley hubo flaquezas, porque el PRM y el PRSC cedieron a las presiones del Gobierno con diferentes argumentos.
A su entender el resultado de ese proceso es una ley que introduce las primarias como lo deseaba la facción del PLD dominante, la danilista.
En un comunicado publicado en El Caribe, la Fuerza Nacional Progresista expresa su malestar por el comportamiento del PRM y el PRSC en torno a la Ley de Partidos.
“La verdad sea dicha: el PRM y el PRSC no pudieron resistir maniobras divisionistas y manipuladoras que montó una facción del Gobierno que está dispuesta a dividir a su propio partido, el PLD.
“Y todo para hacerse un traje a la medida para una aventura peligrosa de retener el poder a cualquier precio”.
Acciones judiciales. A excepción del PRM y el PRSC, los demás partidos del bloque depositaron ante el Tribunal Administrativo dos instancias: una pidiendo la nulidad de la resolución de la JCE que fija plazos para establecer los métodos de escogencia de candidatos, y un recurso de amparo para que, en lo que el tribunal decide sobre la nulidad, suspenda la resolución.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.